Miss Howard ha dedicado su vida a lospájaros y comparte con ellos su casa de campo. Esto le ha permitido conocerlos, no como entes biológicos, sino como individuos. Cada pájaro tiene su propia biografía. Len Howard nos presenta la vida personal, particular, de Cabezapelada, Monóculo, Dobbs, Tinta, etcétera, y nos relata sus idilios, sus luchas, la construcción de sus nidos y mil detalles íntimos que nos hacen pensar que en estas aladas criaturas hay algo más refinado que el instinto. Todas las consideraciones acerca del canto de los pájaros nos parecen más interesantes que el relato de la formación de un tenor o la técnica del do de pecho. Especialmente conmovedor resulta el caso del mirlo que llegó a componer, sobre un sencillo trino, una frase musical parecida a un Rondó de Beethoven. Es un libro informativo, pero aquí si cabe decir que el tema lo ha elevado a un plano lírico. La obra tiene ocho excelentes fotografías. Es de la mentarse que los editores no hayan incluído un número mayor. El breve prólogo es de Julián Huxley.

Ficha técnica

  • Editorial: Fondo de Cultura Económicaa
  • Páginas: 251
  • Edición: 1a edición, 1a reimpresión, 1971